VOZ ALTERNA

Avanza Granja Avícola Rancho; poblaciones de Actopan piden consulta pública

Por Norma Trujillo Báez

A pesar de que la preparación del terreno había iniciado desde el mes de marzo, fue hasta el 11 de junio que Deugenio Dorantes Montero acudió a la delegación de la Secretaría del Medio Ambiente  Recursos Naturales para que le autoricen el Manifiesto de Impacto Ambiental (MIA) para la construcción y operación de la Granja Avícola Rancho o Gavichan, pero que los pobladores de Actopan están molestos porque el criadero de pollos traerá contaminación para las poblaciones y el medio ambiente, por lo que también han solicitado una consulta pública.

Los pobladores están inconformes sobre este proyecto, por lo que acudieron el pasado 21 de junio ante la Semarnat para exigir se aplique la consulta pública sobre la Granja Avícola Rancho o Gavichan, que se desarrollará en una superficie total de 132,669.2123 metros cuadrados, equivalente a más de 13 hectáreas del predio Rancho Nuevo localidad de La Esperanza, municipio de Actopan, del estado de Veracruz.

Según datos del documento entregado a la Semarnat el proyecto comprende cuatro etapas: preparación del sitio, construcción, operación y mantenimiento.

La obra o actividad comprende las siguientes áreas: el diseño arquitectónico se compone de cuatro elementos: diez casetas con caminos internos de tránsito, acceso principal, camino de conexión a granja posteriores, área de vehículos de carga, bodega, oficina, arco sanitario, estacionamiento, báscula, cisterna, área de tanques de gas, área de composta y área de donación que corresponde al campo deportivo de la localidad de La Esperanza, municipio de Actopan.

La solicitud fue admitida con el número 30VE2019FD066, pero la empresa Pilgrims producirá 320 mil pollos cada dos meses, seis veces al año.

En la comunidad La Bocanita, sin tener permisos de impacto ambiental a nivel estatal y federal y sin consultar a la comunidad, inició la preparación del terreno, mismo que ya está cercado.

Julio Antonio Flores Guevara, ingeniero ambientalista, comentó que en cada caseta se producirán 32 mil pollos de engorda, pero de acuerdo a una reunión que sostuvieron con un representante de la empresa, el pasado 15 de marzo, se informó que apenas estaban realizando el estudio de impacto ambiental.

Sin embargo, la empresa ya inició trabajos con permisos de cambio de uso de suelo otorgados por el ayuntamiento, “son 5 hectáreas, pegadas al cementerio y al campo deportivo, que ya se despalmaron, cortaron árboles y compactaron tierra, utilizaron agua de la unidad de riego”.

Uno de los impactos –sostuvo Flores Guevara- es que los deshechos de una granja avícola afectará el canal de riego, de ahí que estén en riesgo los cultivos de pepino, chayote, malanga y jitomate. Las moscas afectarán toda la producción, además que los olores afectarán a toda la población, que es de alrededor de 700 habitantes de La Bocanita, y a ello, se afectará también a la comunidad La Esperanza que está a un kilómetro y a la cabecera municipal que queda a cinco kilómetros de donde estará ubicada la granja.

Uno de los mayores problemas es, sin duda, el olor desagradable de los residuos avícolas.

La gallinaza fresca contiene sulfuro de hidrógeno (H2S) y otros compuestos orgánicos, que causan perjuicio a quienes habitan cerca de las granjas avícolas.

La sensación de suciedad que acompaña a estos vertimientos, así como la aparición de síntomas evidentes de la degradación ambiental en el entorno, son otros factores que afectan la calidad de vida. En estos casos, los vecinos pueden interponer una demanda (Efecto de los residuales avícolas en el ambiente)

Flores Guevara sostuvo que en la reunión del 15 de marzo, el residente de obra contó a los vecinos que el proyecto es de Deugenio Dorantes Montero, oriundo de Alto Lucero y quien es dueño de la empresa Distribuidora de Carnes El Jarocho S. A. de C. V., y quien a su vez le distribuiría a la trasnacional Pilgrims.

Deugenio Dorantes Montero también es socio de la empresa Blanca Espuma creada en 1991 en Alto Lucero, de donde es socio José Luis Viveros Castillo, quien está vinculado con el alcalde de ese municipio, Javier Castillo Viveros, en una empresa de nombre Grupos Jarochos S. A. de C. V.

Ante este proyecto, los pobladores han acudido a la Semarnat, piden que haga una reunión y se lleve a cabo la consulta pública, en donde aseguran reiterarán su negativa al proyecto e impedirán que la granja se ubique tan cerca de las comunidades.

Periodista de Veracruz e integrante del Colectivo Voz Alterna.