VOZ ALTERNA

La muerte no respeta visa en Veracruz; crimen de Gordon sigue impune

Texto y fotografía: Arantxa Arcos

La justicia en Veracruz debe recibir unos pesos o dólares por quienes la buscan. A veces, ni así llega. El crimen de un estadounidense que cambió California por Teocelo, uno de los 212 municipios que conforman la entidad, es esperada entre lágrimas y miles de kilómetros por sus familiares.

Desde los Estados Unidos, Yvette Strom, viuda de Gordon Lewis Strom Díaz, llora y exige sanciones para quienes fueron plenamente identificados de asesinar a su compañero de vida por 17 años. La sensibilidad aumentó el pasado 10 de junio del 2019, a dos años del crimen, pues en esa fecha cumplirían 19 años de casados.

Fotografías de una boda hogareña y una luna de miel en las playas de Hawai, son los recuerdos que trata de mantener Yvette.

Con dificultad para hablar español, desde miles de kilómetros donde abrazó por última vez a su esposo, contó que la policía detuvo a tres hombres, solo uno quedó tras las rejas pero los jueces del caso determinaron que era inocente y lo pusieron en libertad.

Uno fue juzgado y, a pesar de la gran cantidad de pruebas que lo vincularon con el crimen, el juez lo encontró inocente y fue liberado. Ese veredicto está siendo apelado

Yvette, viuda de Gordon

Como no le fue suficiente esta decisión de la justicia veracruzana, pagó pruebas de ADN en un laboratorio privado para que los otros dos hombres que no pisaron la cárcel fueran analizados con las manchas de sangre de la escena del crimen.

Ello no ocurrió, el juez nuevamente protegió a los asesinos negándose a permitir que los resultados se divulgaran como evidencia.

Básicamente, había evidencia clara de que el hombre que fue juzgado estaba claramente involucrado en el asesinato de mi esposo. La juez optó por ignorarlo y encontrarlo inocente. La única esperanza de justicia ahora está en la corte de apelaciones

Yvette, viuda de Gordon

La burocracia entorpeció más el caso de Gordon Strom. Desde que fue asesinado, el pasado 4 de mayo de 2017, la investigación pasó por tres jueces. Actualmente, está a cargo de una mujer que Yvette no recuerda el nombre o tal vez, le prefiere dar el voto de confianza al ser posiblemente una madre, una hermana, una hija o una esposa.

SANGRE

Desde el primero de mayo de 2017, Yvette viajó a California para atender asuntos personales que requerían su presencia en el país vecino del norte. Como siempre lo hizo, no dudó en dejar a su esposo unos días.

Al ser muy querido por los pobladores de Teocelo, le aconsejaron que dejara su vivienda situada en la congregación El Zapote, a las orillas del municipio y que esperara a su cónyuge en las cercanías del aula donde impartió clases de inglés, arte, pintura, respeto y conservación del medio ambiente, en una casa céntrica, a unos pasos del corazón del pueblo.

“Güero”, vente para acá en lo que regresa tu mujer, allá estás muy solo y lejos. Teocelo está muy feo, vente, acá te acomodamos en lo que regresa-, le exclamó María Antonio Xoqüiz

-No pasa nada, estoy bien- respondió Gordon y manejó a su rancho rodeado de vegetación.

Al cuarto día del viaje de Yvette, un empleado que diariamente llegada a casa de los Strom después de las cuatro de la tarde se topó con la escena del crimen.

“El gringo”, como los teocelanos nombraron a Gordon, estaba atado de pies y manos, además presentaba signos de tortura e impactos de bala. Sus pertenencias de valor no se movieron donde las dejó los últimos minutos de vida. Los asesinos sólo se llevaron su camioneta.

Karol, una alumna de Gordon Strom le escribió una carta de despedida

Esa tarde del jueves 4 de mayo de 2017, los pobladores se movilizaron para contactarla. La localizaron y notificaron del asesinato. La impresión causó un shock que la dejó hospitalizada algunos minutos. A las 72 horas del asesinato, Yvette regresó a México, a encontrar un hogar vacío y con cintas que rodeaban la escena del crimen, el de su esposo.

Seis meses después, en noviembre del 2017, autoridades estatales arrestaron a un hombre que solo durmió 12 meses en la cárcel pues en noviembre del 2018 fue liberado.

El testigo ya no está en Teocelo, ya que es demasiado peligroso. Sobre todo porque el juez los puso a todos en libertad

relató Yvette

MELANCOLÍA

El celular de Yvette Strom guarda con celo fotografías donde aparece con Gordon. Un jardín verdoso es el escenario donde contrajo nupcias. Los rostros están de perfil y portan vestimenta sencilla, alejada de lujos, similar a como vivieron en Teocelo, Veracruz.

“El Gringo” se casó con Yvette en California, donde dejaron una casa que construyeron con esfuerzo, pues preferían el clima y calidez de los veracruzanos.

“Debido a que nos casamos cuando éramos mayores, siempre hablamos de cuántos años podríamos estar casados antes de morir. Esperábamos cuarenta años, pero solo llegamos a unos pocos días menos de diecisiete”.

Boda en California, Estados Unidos

Desde 2013 que llegó la pareja extranjera a Teocelo, conocieron a María Antonio Xoqüiz, una mujer adulta que también llora el crimen de Gordon, pues él convenció a pobladores para ayudarlo a construir una vivienda a esta mujer adulta, abandonada por sus familiares.

“Fue una persona honesta, no se metía con nadie, él hizo mi casa sin cambio de nada, nunca fue grosero ni me dijo malas palabras, tanto que me invitó a su casa para regalarme unas plantitas. Me hizo mi jardín”.

María participó en un homenaje que organizaron teocelanos al sexto mes del asesinato. Yvette recibió cientos de perdones por los habitantes quienes se sentían culpables de no proteger a su esposo mientras ella se encontraba en su país natal.

“Viniste a querer cambiar Teocelo y mira lo que viniste a encontrar, yo no deseaba ni esperaba esto. Que Dios te tenga en su gloria”, exclamó entre llanto María.

María Antonio Xoqüiz

La última vez que tuvieron contacto con Gordon fue a través de una urna de cremación, era domingo 14 de mayo cuando “el gringo” llegó convertido en cenizas.

Cuando Gordon fue asesinado, el municipio de Teocelo estaba administrado por la priísta, Ana Lilia López Vanda, calificada por los pobladores como una funcionaria ineficiente, opresora y coludida con las anomalías de seguridad.

Además, el pueblo y la entidad veracruzana estaban en medio de una contienda electoral, la renovación de las 212 presidencias municipales.

ESPERANZA 

Desde 2013 que llegó la familia Strom a Teocelo, se fundieron como familia con cientos de pobladores que los arroparon en sus hogares. La unión los motivó a realizar diversas acciones en pro de la ciudad.

Tan solo en la calle Pino Suárez, privada que conecta con la calle 5 de Mayo, inició una colecta para comprar algunos materiales a ocupar en la pavimentación de dicha arteria vehicular.

“Estamos aquí solamente para nuestro pueblo, es nuestra primera acción, lo haremos mensual y así, en 18 meses tendremos un municipio unido”, exclamó Gordon en una entrevista ofrecida al Colectivo Voz Alterna, en 2015.

Vecinos bachean calle principal de #Teocelo ante opacidad de alcaldesa #Video #Veracruz #México

Posted by Voz Alterna on Sunday, December 6, 2015

Sus actividades eran conocidas por los habitantes, el maestro y solidario son algunos de los adjetivos que más repitieron sus alumnos, amigos y compañeros de labores solidarias.

En vida, Gordon nunca comentó a sus amigos y conocidos sentir persecución o sospechas de ser agredido por alguien. Su única preocupación se concentraba en vender la vivienda que consolidó en el rancho, ya que había sido violentada en una ocasión. Su casa fue visitada por personas desconocidas que despojaron de pertenencias de valor.

MIEDO

Teocelo está ubicado en la zona centro del estado, forma parte de los 212 municipios que integran a Veracruz, entidad que de enero al mes de mayo en 2017, registró 216 reportes de homicidio a nivel nacional.

Alcanzó el cuarto lugar, por debajo de los 419 homicidios en México, 338 en Nuevo León y 262 en Jalisco, de acuerdo a datos públicos del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública. El crimen de Gordon se sumó a esta lista sangrienta.

Yvette prefiere hablar de paz y justicia. De esperanza y amor. Sus amigos guardan silencio, charlan para contar la situación pero piden mejor omitir la información, guardar sus nombres. El miedo se apoderó de ellos. El miedo a morir como Gordon los mantiene con vida.

Arantxa Arcos

Periodista de Veracruz e integrante del Colectivo Voz Alterna.