VOZ ALTERNA

Se confirma abuso sexual en kínder de Coatepec

Texto y fotografía: Juan David Castilla

Fernanda fue obligada por un intendente a jugar al médico, a las escondidas y a la bruja para abusar sexualmente de ella.

Esto ocurrió en el jardín de niños “José Antonio Murrieta Altamirano”, mejor conocido como La Mata, en el municipio de Coatepec.

Desde hace varios meses, sus padres detectaron una conducta anormal en la menor de cuatro años.

Sin ninguna explicación, la pequeña orinaba y defecaba en sus pantalones o sobre cualquier otra prenda que llevara puesta.

El pasado 22 de mayo, Ismael “N”, encargado de la limpieza del plantel -ubicado sobre la calle Mundo Nuevo de la colonia La Mata- fue observado cuando cargaba y besaba a otra menor, lo que despertó sospechas.

Lo mismo sucedió con más alumnas; sin embargo, Fernanda, cuya identidad es resguardada y cuyo nombre utilizado es ficticio, fue una de las más afectadas tras ser víctima de un abuso sexual.

Tres días después, sus papás presentaron la denuncia correspondiente ante la Fiscalía Cuarta Especializada en Investigación de Delitos de Violencia Contra la Familia, Mujeres, Niñas y Niños, de Trata de Blancas, con sede en Coatepec.

Por lo anterior, fue integrada una carpeta de investigación, cuyo número fue reservado por las víctimas.

“No tengo la fecha exacta cuando mi hija comenzó a manifestarme que se hacía pipí, también se hacía popó. Ella mencionaba que la bruja, la bruja, yo me imaginaba que veía una bruja o que era su imaginación. Se desató el día que mi hermana vio que el intendente cargó a la niña, la besó, la bajó y se la llevó, pero ya no supo dónde se la llevó”, recuerda Camila, madre de la menor.

“Tocaba sus partes íntimas”

Antes de presentar la denuncia, los padres acudieron al Sistema para el Desarrollo Integral de la Familia (DIF) de Coatepec.

Allí, hicieron estudios psicológicos a la menor, mismos que arrojaron claros indicios de abuso sexual.

“Mi hija no quería hablar mucho porque tenía miedo. La psicóloga del DIF nos dijo que había signos de abuso y que tenía que hacer la denuncia, fue ella quien me lo recomendó, porque jugaban al doctor, a las escondidas, jugaban a la bruja y ahí es donde se aprovechaba (el intendente) para hacer los tocamientos”.

Los papás, Camila y Santiago, confirmaron que el intendente Ismael “N” tocaba las partes íntimas de la menor y la besaba en la boca.

Ismael “N”

La psicóloga del DIF municipal no facilitó un documento sobre el estado de la menor que sirviera como evidencia a la hora de presentar la denuncia.

Por ello, debieron acudir a un consultorio particular para la elaboración del dictamen psicológico, mismo que constata que Fernanda es una víctima del conserje.

La menor acudió a las instalaciones de la Fiscalía Cuarta para emitir su declaración correspondiente.

“Ella sí habló, sí dijo que la besaba, la tocaba en todo el cuerpo”.

Sin embargo, después de cuatro meses, el presunto responsable del abuso sexual ni siquiera ha sido citado a declarar.

Supervisora escolar minimiza el caso

La supervisora de la zona escolar 51, Martha Edith Cruz Toledo, recibió el dictamen psicológico donde se confirma que hubo tocamientos por parte del intendente.

Cuando Camila entregó el documento correspondiente, la respuesta de la Supervisora fue inesperada.

“Me dijo: por lo menos no fue violación. No sé si ellos estaban esperando a que fuera una violación para que me hicieran caso”, narra la mamá de la víctima.

La directora Miriam Monserrat Rodríguez Hernández dejó el cargo, luego de que los padres de familia protestaran para exigir la salida de Ismael “N” del plantel.

Ella lo había protegido; sin embargo, el sujeto sí fue reubicado.

Ex directora del Kínder y supervisora de la zona escolar 51

” Queremos que no pueda trabajar en escuelas”, enfatiza Santiago, cuya impotencia luce en su rostro.

Los padres de Fernanda iniciaron el proceso legal en busca de justicia.

“Que avance porque se hizo el protocolo el 4 de julio y desde ahí esto está detenido porque los que participaron no han entregado el resultado”, añade el papá.

El personal de la Fiscalía General del Estado (FGE) ni siquiera ha elaborado el peritaje correspondiente.

“Se supone que, como la niña ya declaró, ya tienen que entregar perito, ya tienen que entregar el reporte y eso ya se pasa a juzgados”, comenta Camila.

“El intendente solo cargaba y besaba a las niñas”

El pasado 27 de mayo, protestaron los padres de familia en el plantel. Nadie tenía confianza de dejar a sus hijos en un kínder donde habían ocurrido abusos sexuales.

Sin embargo, la Supervisora Escolar declaró que los padres de familia habían malinterpretado la situación.

A juicio de Cruz Toledo, el intendente solo cargaba y besaba a las niñas, pero no las violaba.

Indicó que la misma Secretaría de Educación de Veracruz y el Sindicato Nacional de Trabajadores de la Educación (SNTE) también analizaban el caso.

Los papás de Fernanda recibieron un citatorio en su domicilio. Los habían llamado a traer del jardín de niños en las oficinas de la Supervisión Escolar.

Sin embargo, la dirección que les dieron era incorrecta. Les dijeron que los esperaban en la calle Guillermo Prieto número 120, rumbo al barrio de San Miguel, cuando las oficinas se encontraban sobre la calle Melchor Ocampo, cerca del Palacio Municipal de Coatepec.

Los adultos habían sido convocados a un careo con el intendente Ismael “N”.

“Querían decir que nosotros no nos presentamos. Nos iban a carear con el tipo, pero ya no quisimos, porque ya había una denuncia, ya no tenía caso estar alegando con el intendente”.

Miedo de hablar

Otras alumnas tenían miedo de hablar, pero también cayeron en los engaños del encargado de la limpieza.

“Una mamá sí se acercó a mí y me explicó lo que la niña le manifestaba, la niña tenía miedo de hablar también”, cuenta la madre de Fernanda.

La menor pedía que la vistieran siempre con pantalones, para evitar que Ismael “N” abriera y tocara sus piernas.

“Recuerdo que me dijo que le abrió las piernas en el baño de las niñas, sí pasó eso”.

Sin embargo, ese caso no fue denunciado ante las autoridades correspondientes.

“Yo fui la única que denunció, no me quise quedar callada. Si no hubiera puesto denuncia ni nada, este sujeto seguiría haciendo lo mismo”, externa Camila.

Los papás de Fernanda acudieron también al Sistema de Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), a la Procuraduría de la Defensa del Menor, a la Comisión Estatal de Derechos Humanos (CEDH) y a la Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas de Delito.

“Pero hasta ahorita como que van muy lentos en su proceso”.

98 casos de abuso sexual

De acuerdo con el Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP), en Veracruz sólo se registraron 98 casos de abuso sexual en el periodo de enero a agosto.

El informe de Incidencia Delictiva del Fuero Común 2019 también revela que se contabilizaron solo 30 casos de acoso sexual en los 212 municipios de la entidad.

Además, se abrieron 35 carpetas de investigación o se iniciaron averiguaciones por casos de hostigamiento sexual.

También se observa que hubo 63 casos de violación simple y un caso de violación equiparada.

Juan David Castilla

Periodista de Veracruz e integrante del Colectivo Voz Alterna.