VOZ ALTERNA

Sí hay desaparecidos en las fosas de Arbolillo, que corresponden a la administración de Yunes

– “No me debe dar asco, qué tal si es el olor de mi hijo”, madre de desaparecido

– Rafael, padre de Mateo Núñez López (desaparecido hace 7 años), llegó a Servicios Periciales con su carrito de “bonice”

Por: Norma Trujillo Báez

En el nuevo cementerio clandestino se hallaron credenciales de elector, tarjetas de tiendas departamentales, tarjetas de las tiendas OXXO y de las 114 identificaciones encontradas, ayer familiares identificaron cuatro credenciales de desaparecidos y que fueron localizadas en las 32 fosas clandestinas en la comunidad de Arbolillo del municipio de Alvarado, se trata de las identificaciones de dos mujeres y dos hombre, quienes desaparecieron durante la administración de Miguel Ángel Yunes Linares.

“Hay unas tarjetas de ahorro de HSBC , hay de Banamex Perfiles, OXXO y todas esas tarjetas son registradas, yo creo se puede sacar la información de los dueños de esas tarjetas. También hay credenciales de elector que aunque algunas mutiladas se les nota el número del INE , hay otras credenciales de elector completas con todos los datos. Y hay fotos en donde se ve que los cuerpos aún tienen tejido por lo que pueden ser crímenes y entierros recientes”.

Lucía Díaz Genao, coordinadora del Colectivo Solecito Veracruz, expuso que se identificaron cuatro credenciales, cuatro indicios pero una de las credenciales corresponde a una chica de 30 años que desapareció en Veracruz el 28 de diciembre de 2016, también se identificó la credencial de otra chica , las dos salieron juntas y desparecieron el mismo día, justo cuando ya estaba Miguel Ángel Yunes Linares como gobernador y Jorge Winkler Ortiz como Fiscal, por lo que se descarta que fue anterior a la administración de ellos.

También se detectaron las identificaciones de dos muchachos, algunos de ellos del Puerto de Veracruz .

Entre las identificaciones que se encontraron en las 32 fosas hay tarjetas varias de tiendas departamentales, tarjetas de bancos, que es donde se puede sacar buena información para tratar de localizar a los familiares, hay credenciales de elector en donde se nota bien la fotografía de las personas, se notan las direcciones, hay algunos documentos que traen hasta número de teléfono, dijo Basiilia Bonastre Contreras, madre de integrante del Colectivo Solecito Veracruz.

Agregó que si la Fiscalía hace un buen trabajo pueden identificar bien a los dueños de esas tarjetas, o tan solo a sus familiares de los dueños de esas tarjetas.

Es buena información porque hay tatuajes que también que si los familiares tienen o reconocen esos tatuajes de sus familiares tienen una información.

“Nos muestran el tatuaje por fotografías, por ejemplo, nos muestran el tatuaje en el brazo en el que todavía , al parecer son crímenes recientes, todavía hay tejido y los tatuajes se ven bien, son muy visibles.”

Basiilia Bonastre Contreras, comenta que su hijo Arturo Figueroa Bonastre, desapareció en diciembre de 2012 en la Ciudad de Cardel, estaba estudiando el 5° semestre de Enfermería, de 20 años de edad, fue localizado en el predio de Colinas de Santa Fe, “vine con la intensión de checar las identificaciones, porque aunque mi hijo fue identificado por medio de un cráneo, no se han encontrado los demás restos ni las identificaciones que él llevaba.”

En tanto, Diáz Genao precisó que eso no significa que esté el cuerpo de esa persona, aunque tampoco se puede descartar que estén dentro de las fosas ubicadas en el municipio de Alvarado, porque en Colinas de Santa Fe, por ejemplo –dijo- se encontraron credenciales pero los cuerpos no estaban allí, esto se da, que una persona traiga credenciales de otra.

Su hijo desapareció desde hace siete años

Con su carrito de Bonais, Rafael Núñez Tejeda llegó al Servicios Periciales vendiendo las barras de hielo de sabores, le llamó la atención que hubiera mucha gente, preguntó ¿qué hay aquí?, una señora le explicó, fue cuando reaccionó y decidió entrar a buscar a su hijo.

Mateo Núñez López, desapareció cuando tenía 20 años, hace ya como siete años –Rafael de 70 años no recuerda con precisión la fecha en que dejó de ver a su hijo-, quizá pudo ser en el 2010.

Con tristeza, Rafael comenta que en los días que desapareció su hijo era ayudante de albañil, trabajaba en Banderilla. El último día que lo vio fue un jueves, llegó a cenar en la noche y bajó a traer azúcar y otras cosas y ya nunca subió (la colonia en la que vivía está en las faldas del cerro de la Galaxia, en la colonia Veracruz de la capital del estado).

Pero con los años, dijo “yo no me acuerdo cómo vestía, la que debe acordar es la mamá”, sobre el hallazgo de la fosa se había enterado por la televisión, pero no sabía cómo y en dónde se iba a saber de la identificación de los cuerpos. Ayer su trabajo lo llevó allí para buscar a su hijo, del que dice no llevaba consigo alguna credencial o no sabe si tenía credenciales que lo identificara.

Esperanzados por una noticia en donde se sabría el paradero de su desaparecido, muchos solo obtuvieron la decepción del olor de la muerte que impregnaba el ambiente del Semefo, que a decir de algunos vecinos de la zona, no existe un tratamiento de los cuerpos y continuamente, el “tufillo” llega hasta las ventanas de las habitaciones de los edificios de la unidad habitacional Nueva Xalapa. Aunque una madre disculpa diciendo “no me debe dar asco, qué tal si es el olor de mi hijo”.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *